Sinopsis:

 Sydney es una alquimista, parte de un grupo de humanos que protegen los secretos de los vampiros -y las vidas de los humanos-. Cuando Sydney es sacada de una cama en medio de la noche,  piensa que sera enviada a re-educacion por su complicada alianza con la dhampir Rose Hathaway. Pero lo que ocurre es muy diferente. Jill Dragomir -la hermana de la reina Moroi Lissa Dragomir- está en peligro de muerte, y los Moroi deben esconderla ya que si muere Lissa no podria seguir siendo reina debido a una ley.  Sydney es llamada para actuar como la guardiana y protectora de Jill, actuando como su compañera de habitación en el último lugar en el que alguien pensaría encontrar un miembro de la realeza vampirica: un internado en Palm Springs, California. Pero en lugar de encontrar seguridad en la preparatoria Amberwood, Sydney descubre que el drama está apenas comenzando. 

Reseña:

Este libro es un spinoff de la serie de Vampire academy, la verdad es que me emocioné mucho cuando me enteré que Richelle Mead continuaría la serie, quería saber que sería de Lissa, Rose, Dimitri, etc; pero este libro no trata de ellos. Si que salen algunos personajes de la serie, pero esta narrado y basado en la vida de Sydney, la alquimista que ayudo a Rose a descubrir la verdad en VA y salvarse de la muerte (ya este es otro cuento mas largo).

Por encargo de los alquimistas Sydney debe mudarse a Palm Springs a estudiar bachillerato de forma encubierta para cuidar a Jill Mastrano luego de que inrentarán matarla para que su hermana Lisa no pudiese ser la reina. Sin saber por qué Adrián es parte del grupo que protege a Jill y los sentimientos empiezana surgir <3.

Aunque este libro no es tan absorbente como los anteriores de VA ni tiene tanta acción o amor, me encantó porque  es una puerta que se abre a  secretos nuevos y a una historia completamente diferente y nueva que pareciera ser el inicio de el camino de Sydney (que no puede ser mas x en la vida) para encontrar su propio camino y su propia capacidad de juzgar que está bien y que esta mal.

Lo único que me queda es rezar para que en los siguientes libros (serán 6) Richelle no me ponga tanto a sufrir a Adrian que ya sufrio mucho por el amor no correspondido de Rose.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *